Ciclo Anatomia

Descubrimiento de los Rayos X, por Claudia Martínez

En esta sesión, nuestra alumna de Anatomía Patológica Claudia Martínez nos ha expuesto un excelente trabajo sobre los Rayos X. En él, no sólo hemos ahondado en la historia de su descubrimiento, tan importante que  a su descubridor le fue concedido el Premio Nobel, sino también en sus múltiples aplicaciones vigentes en la actualidad.

Claudia durante su exposición

DESCUBRIMIENTOD E LOS RAYOS X 

RAYOS X, ¿QUÉ SON?

La palabra rayos X hace referencia a las ondas que sirven para crear radiación electromagnética que permite pasar o penetrar el cuerpo humano, creando imágenes de ciertas estructuras como huesos, algunos órganos y ciertas lesiones.

Las ondas de tipo electromagnético que son utilizadas en los rayos X son emitidas gracias a los electrones internos de un átomo, lo cual conlleva a la creación de una impresión fotográfica que sirve para el análisis y diagnóstico de un paciente.

Existen variedad de métodos que pueden ser utilizados para la obtención de rayos X, dependiendo a su vez de los distintos tipos de radiación que sean aplicados o se utilicen para lograr dicho resultado final.

Sin embargo, es gracias al impacto que se produce entre un haz de electrones de gran energía y el blanco metálico que la radiación electromagnética de la carga consigue generar la muy utilizada imagen de rayos X.

¿QUIÉN DESCUBRIÓ LOS RAYOS X?

El inventor de los rayos x es Wilhelm Conrad Röntgen. Este físico alemán nació el 27 de marzo de 1845 en Lennep, Alemania. Falleció el 10 de febrero de 1923 en Múnich.

Por ser el descubridor de los rayos x fue galardonado con el premio Nobel de Física en el año 1901. La academia sueca se lo concedió como muestra de reconocimiento a los magníficos avances que su descubrimiento había brindado a la sociedad.

¿DÓNDE Y CUÁNDO SE DESCUBRIERON LOS RAYOS X?

Los rayos x se descubrieron el 8 de septiembre de 1895, en los laboratorios de la universidad de la ciudad alemana de Würzburg. Röntgen, inventor de los rayos x, era profesor de Física en dicha institución.

¿CÓMO SE DESCUBRIERON?

El descubrimiento de los rayos X comienza con los experimentos del científico inglés William Crookes en el siglo XIX, a través de tubos llamados Crookes que contenía al vacío, y electrodos, al estar cerca de placas fotográficas generaba algunas imágenes borrosas. Luego, Nikola Telsa en el año 1887, se dedicó al estudio de los tubos Crookes, y alertó a los científicos del peligro de las radiaciones en los organismos.

En el año 1885, Wilhelm Conrado Rontgen, considerado el inventor de los rayos X, continuando con los estudios de los tubos al vacío notó que las radiaciones podían atravesar objetos materiales y al cuerpo humano, este último fue al sujetar con su mano objetos para la experimentación.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LOS RAYOS X

VENTAJAS

En primer lugar:

  • Este método brinda de manera rápida y fácil información importante en las estructuras óseas, como por ejemplo artritis, huesos fracturados, lesiones, entre otros.
  • Asimismo, permite obtener un diagnóstico rápido para la detección de cualquier otra enfermedad, como por ejemplo tumores, lo cual permite el empleo de un pronto tratamiento en el paciente.
  • Debido a su aparatología puede ser destinado a pacientes de diversas contexturas físicas, sin ser un método limitado o restringido únicamente para un grupo de individuos.

 

DESVENTAJAS

  • Las exposiciones mínimas a las cuales se encuentra el ser humano al momento de tomar una radiografía no conllevan ningún riesgo a la salud de la persona, ni daños en su sistema, sin embargo la recomendación es siempre disminuir al máximo la exposición a la radiación ionizante, ya que ésta debe ser la mínima necesaria cuando realmente se amerite.
  • Pero la exposición a altas cantidades de rayos X puede producir efectos nocivos en la salud de las personas, que pueden ir desde quemaduras en la piel o zona específica de exposición, así como defectos de nacimiento, caída del cabello, cáncer, retraso mental, esterilidad, cataratas y hasta la muerte.

 

APLICACIONES DE LOS RAYOS X

DIAGNÓSTICO

  • Radiografía de rayos X. Detecta fracturas de huesos, ciertos tumores y otras masas anormales, neumonía, algunos tipos de lesiones, calcificaciones, objetos extraños, problemas dentales, etc. 
  • Mamografía. Una radiografía del seno que se usa para la detección y el diagnóstico del cáncer. Los tumores tienden a aparecer como masas de forma regular o irregular que son un poco más brillantes que el fondo en la radiografía (es decir, más blancas sobre un fondo negro o más negras sobre un fondo blanco). Los mamogramas pueden también detectar partículas diminutas de calcio, llamadas microcalcificaciones, las cuales aparecen como manchas muy brillantes en un mamograma. Aunque por lo general son benignas, las microcalcificaciones pueden indicar ocasionalmente la presencia de un tipo específico de cáncer. 
  • TC (tomografía computarizada). Combina la tecnología tradicional de rayos X con el procesamiento computarizado para generar una serie de imágenes transversales del cuerpo, que luego se pueden combinar para formar una imagen tridimensional de rayos X. Las imágenes por TC son más detalladas que las radiografías simples y ofrecen a los médicos la habilidad de ver las estructuras dentro del cuerpo desde muchos ángulos diferentes. 
  • Fluoroscopía. Utiliza rayos X y una pantalla fluorescente para obtener imágenes en tiempo real del movimiento dentro del cuerpo o para ver procesos de diagnóstico, tales como seguir el trayecto de un medio de contraste inyectado o ingerido.

Por ejemplo, se utiliza la fluoroscopía para ver el movimiento de los latidos del corazón y, con la ayuda de medios de contraste radiográficos, para ver el flujo de sangre hacia el músculo del corazón así como a través de los vasos sanguíneos y los órganos.

Esta tecnología se utiliza también con un medio de contraste radiográfico para guiar un catéter insertado internamente durante una angioplastía cardiaca, la cual es un procedimiento mínimamente invasivo para abrir las arterias obstruidas que suministran sangre al corazón.

 TERAPÉUTICA

  • Radioterapia en el tratamiento del cáncer. Los rayos X y otros tipos de radiación de alta energía se pueden utilizar para destruir tumores y células cancerosas al dañar su ADN. La dosis de radiación utilizada para tratar el cáncer es mucho más alta que la dosis de radiación utilizada para las imágenes de diagnóstico. La radiación terapéutica puede provenir de una máquina fuera del cuerpo o de un material radioactivo que se coloca en el cuerpo, dentro o cerca de las células tumorales, o inyectado en el torrente sanguíneo. 

 

OTROS USOS

Sus aplicaciones no sólo se ciñen al mundo de la Medicina. Los rayos X tienen gran importancia en el mundo de la Arqueología: gracias a ellos se ha podido comprobar cómo era el hombre prehistórico o saber que hay detrás de algunos muros en las ruinas arqueológicas.

También se les ha encontrado aplicación en la Historia del Arte, ya que mediante rayos X se puede distinguir un cuadro falso de otro auténtico.

Del mismo modo, en el campo de los servicios de la seguridad se emplean los rayos x para poder inspeccionar el interior de objetos sospechosos o “escanear” a las personas en la entrada a recintos como, por ejemplo, los aeropuertos.

En el campo de la ingeniería se emplean los rayos x para comprobar la estructura encontrar defectos en estructuras, vigas, motores, soldaduras, paredes, etc.

¿EXISTEN RIESGOS AL UTILIZAR RAYOS X?

Los rayos X para uso médico han aumentado nuestra habilidad para detectar enfermedades o lesiones lo suficientemente a tiempo para que se pueda manejar, tratar o curar un problema médico. Cuando se realizan de forma adecuada y en etapa temprana, estos procedimientos pueden mejorar la salud y pueden incluso salvar la vida de una persona.

Sin embargo, los rayos X también producen radiación ionizante, la cual es una forma de radiación que tiene el potencial de dañar el tejido vivo.

Este es un riesgo que aumenta con la cantidad de exposición acumulada durante la vida (es decir, todas las exposiciones sumadas durante la vida de una persona). Los riesgos más significativos son:

  • Un pequeño aumento en la posibilidad de que una persona expuesta a rayos X desarrolle cáncer posteriormente en su vida.
  • La posibilidad de cataratas y quemaduras en la piel, pero solamente a niveles extremadamente altos de exposición a la radiación.

El riesgo de desarrollar cáncer por exposición a la radiación generalmente es pequeño, y depende de por lo menos tres factores:

  • La cantidad de la dosis de radiación.
  • la edad al momento de la exposición.
  • el sexo de la persona expuesta.

 

  • El riesgo de cáncer de por vida aumenta mientras más alta es la dosis por examen (incluyendo repeticiones) y mayor el número de exámenes de rayos X que experimenta un paciente.
  • El riesgo de cáncer de por vida es mayor para un paciente que recibió rayos X a una edad más joven que para quien los recibe a una edad mayor.
  • Las mujeres tienen un riesgo de por vida un poco más alto que los hombres de desarrollar cáncer asociado a la radiación después de recibir las mismas exposiciones a las mismas edades.
  • Los niños tiene una esperanza de vida más alta y por lo tanto tienen un riesgo de desarrollar cáncer relativamente mayor que los adultos.

 

MEDIDAS PARA REDUCIR LOS RIESGOS DE LA RADIACIÓN

  • Conservar un “historial de los rayos X médicos” con los nombres de sus exámenes o procedimientos radiológicos, las fechas y lugares en donde se realizaron, y los médicos que lo remitieron a esos exámenes.
  • Informar a sus proveedores de salud actuales acerca de su historial de rayos X médicos
  • Preguntar a su proveedor de salud si las alternativas a los rayos X le permitirían, o no, realizar una buena evaluación o proporcionar un tratamiento adecuado para su situación médica.
  • Proporcionar a los médicos que interpretan y a los médicos referentes las imágenes recientes de rayos X y los reportes de radiología.
  • Informar con anticipación a los radiólogos o técnicos de rayos X si se está embarazada o si se cree que puede estar embarazada.

 

Prof. Susana Nieto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *